La digitalización de las empresas, en muchos casos, empieza por la implantación de un Software ERP. Y es muy común que durante el proceso de selección de Software ERP se cometa algún error o alguna mala elección. El hecho es que en un mercado tan masificado de sistemas de gestión, nos nuble la vista y nos lleve a equivocarnos.

Te sugerimos una serie de consejos para prevenir caer en trampas o errores.

1-Recogido escaso de información

Antes de buscar un cambio se debe recopilar la información necesaria, los requisitos para llevar a cabo una migración de ERP, los proveedores que trabajan lo que buscas o cuáles son las tendencias de software ERP para planteárselas al proveedor. En definitiva una investigación exhaustiva de mercado. Si no has dado este paso es muy posible que termines arrepintiéndote

2- No escuchar a la plantilla

Un sistema ERP es una herramienta que van a utilizar casi la totalidad de trabajadores. Por tanto ellos son una parte crucial y tienen el criterio suficiente para saber en qué se cojea con el presente Software y en qué no. Las oportunidades de mejora se deben escuchar, discutir y evaluar para evitar una mala elección.

3- Elección de Software no especializado

La industria logística requiere de herramientas que sean capaces de adaptarse al ecosistema y al entorno de la cadena de suministro. Por consiguiente, una solución especializada nos va a permitir ser mucho más competitivos que con una solución genérica.

4- Departamento IT sin recursos

Un Software puede ser una muy buena herramienta, pero si no tiene a su disposición un buen equipo técnico que la mantenga y la mejore, las incidencias se acumularán y las propuestas de mejora avanzarán a un ritmo demasiado lento. Sin un equipo fuerte de arquitectos, analistas y programadores la herramienta terminará por superarnos. Asegúrate.

5- Solución demasiado grande

El sinsentido más grande es que tu solución incorpore el módulo de tráfico aéreo si tu empresa solo opera con marítimo, por ejemplo. Un Software debe estar hecho a la medida del cliente, ni más ni menos. Un proveedor que no entienda que cada empresa trabaja con distintos departamentos, no es lógico. Invertir en soluciones demasiado grandes para nuestra empresa tampoco es rentable. Escoge aquella que se adapte a tu nivel de trabajo.

6- Nula comunicación con el proveedor

La comunicación con el departamento de IT es imprescindible para conocer las necesidades y problemáticas del cliente. Cerciórate de que tu proveedor no tenga límites. Cada empresa es un mundo y tu sistema de gestión debe adaptarse a las necesidades que surjan a partir de tu negocio.

7- Frustración con el tiempo de implantación

La migración, personalización e instalación de un Software ERP es una tarea muy delicada. Las ganas de empezar hacen que crezca la ilusión por empezar. Esta ilusión a veces merma y se transforma en frustración por la gran cantidad de tiempo que se le dedica. La cantidad de recursos y tiempo que se emplean en ello es suficiente. ¿Mucho? No, es exactamente lo adecuado. Dedicándole menos sería ineficiente. El jefe de proyecto se encargará establecer prioridades y de definir las horas necesarias en la puesta en marcha.

Los sistemas de gestión requieren una gran inversión inicial. Los errores pueden costarte un buen pico además de interferir gravemente en la productividad de la compañía. Evítalos y asegúrate una buena implementación con tu proveedor de confianza.

 

CTA Checklist - Cambiar Software ERP

Pin It on Pinterest

Share This