Meses atrás comentábamos la existencia de la revolución del sector logístico, la cual estaba protagonizada por las últimas tecnologías aplicadas a la logística. En esta entrada vas a descubrir la segunda gran revolución que vive el sector logístico, protagonizada por el cliente.

El fenómeno del ecommerce es el causante de esta revolución a la que hacemos referencia. En particular, por sus requerimientos de inmediatez y de aumento de la velocidad de entrega. El cliente lo quiere ya, y sino ya, es tarde. Cada vez más productos se venden vía ecommerce. Este nuevo escenario hace que el canal digital haya dado un giro de 360º del servicio al cliente utilizado hasta la actualidad.

El plazo de entrega sigue siendo la debilidad más grande del ecommerce. Empresas como Amazon han visto la oportunidad y se han lanzado a solventarlo. Obviamente, también tienen la capacidad adquisitiva y funcional de actuar, pero otras empresas aún lo ven como una barrera.

 

¿Cómo debe ser este servicio al cliente?

El servicio que demanda el cliente del siglo XXI, cabe decir que es el servicio ideal, debe tener las siguientes características:

  • Ser un servicio cómodo.
  • Fácil de gestionar.
  • Ser muy rápido o inmediato.

Para poder ofrecer el servicio de última milla en un plazo de 24 horas o menos no es tarea fácil. Es por ello, que este cambio en el modelo de negocio ha llevado a empresarios involucrados en la cadena de suministro, a redefinir parte del negocio para adaptarse a este cambio de mentalidad del consumidor, y en consecuencia la metamorfosis que vive el servicio. Todo dependerá de cómo se gestionen los actores que componen la cadena de suministro.

En definitiva, se trata de poner al cliente en el centro de los procesos de decisión. La estrategia debe basarse en dibujar el futuro a la medida de las preferencias del consumidor.

 

SC Trade Technologies demo