Estamos conectados a la red la mayoría del tiempo, por lo que la ciberseguridad, y como consecuencia, los ciberataques están a la orden del día para vulnerar la privacidad de una empresa. Esto se debe a que contiene información confidencial, y por ello, actualmente se trata de uno de los mayores temores de las empresas. La información confidencial está en el punto de mira de los hackers, así que tomar las medidas pertinentes para evitar un ciberataque es deber obligatorio de cualquier compañía.

Recordamos el famoso Ransomware que afectó en 2017 a grandes compañías como TNT o Maersk, sufriendo una enorme pérdida de dinero y tiempo por el agujero que generó la interrupción de la cadena de suministro. La seguridad es vital y el grado de preparación del sector aún no es suficiente. Veamos algunas de las tendencias y desafíos en materia de ciberseguridad que protagonizarán este 2018:

 

Ciberseguridad para Ransomware

Se trata de un virus malware que trabaja encriptando archivos. En inglés “ransom” significa rescate, “ware” significa programa. De ahí que para descifrarlos se le exija al usuario afectado pagar un rescate. Este tipo de ataque accede al sistema por algún tipo de brecha de seguridad o vulnerabilidad de algún programa o sistema operativo. La manera de evitar ser infectados por este tipo de ataque es manteniendo los sistemas actualizados y haciendo regulares copias de seguridad. El beneficio que aporta este negocio es tan alto, que todo apunta que siga manteniéndose como tendencia número uno en cuanto a ciberataques.

Internet Of Things

El nuevo escenario de la conexión entre objetos a internet abre la veda al debate de la brecha de la seguridad en una época en la que imaginarse virus de objetos conectados a internet (más allá de un móvil o un ordenador), resulta casi imposible. Pronto veremos implantar controles de seguridad en objetos como lectores RFID o drones para evitar cualquier riesgo cibernético.

Inteligencia Artificial

El aprendizaje automático de las máquinas hará posible que sean capaces de detectar cuándo una amenaza va a intentar sobrepasar las barreras de seguridad y así detenerla. Pero del mismo modo los ciberdelincuentes lo van a utilizar en su favor, analizando las capacidades defensivas de una compañía y aprendiendo de los errores de seguridad cometidos por éstas.

Reglamento General de Protección de Datos (RGPD)

El 25 de mayo de este mismo año se empezará a aplicar el nuevo reglamento que obliga a las empresas a proteger y controlar la privacidad de los datos recogidos por la empresa. Y ello, tiene mucho tiene que ver con la ciberseguridad, ya que debe ir de la mano con la privacidad de los datos personales.

 

En definitiva, las compañías tienen que empezar a tomar conciencia de que el mundo logístico contiene información muy valiosa para los ciberdelincuentes, de ahí que cada vez más frecuentemente oigamos que un malware ha descubierto una nueva vulnerabilidad de otra empresa. La defensa corporativa basada en aprendizaje automático predecirá las intenciones de los atacantes.  Pero las técnicas de los ciberdelincuentes se adaptarán al momento y emplearán ataques más avanzados, por lo que deberemos aplicar nuevas estrategias.

 

 

SC Trade Technologies demo